La Dinámica de la Avicultura en el Nuevo Milenio


This post is also available in: en

A pesar de el bajo crecimiento de la economía en el 2017, que es espera ser inferior al 2%, y de unos indicadores mostrados por el DANE que generan más dudas que certezas, donde se reporta un % de inflación del 4,09, el comportamiento de el sector avícola tiene una dinámica que parece no tener freno; si hacemos una comparación del consumo per cápita de pollo de engorde en el año 2000 al inicio del milenio, era de 14 kgs y 160 huevos, evocando de los recuerdos cuando se acuño un conocido refrán, “quien pidió pollo”, y que se asocia a la realidad, si estadísticamente concluimos que era un consumo diario promedio de 38 grs por día, hablábamos de un alimento que pareciera ser suntuario en ese momento, cuando y para ubicarnos en la realidad financiera, el salario mínimo era de $ 260.100 y el subsidio de transporte de $ 26.413, con un incremento con respecto al año 1999 del 10%.

Hoy  17 años después, las cifras muestran un consumo per cápita de pollo  de 31,5 kgs y de 281 huevos aproximadamente que reflejan un crecimiento  en el consumo ponderado anual, del 7,3% en carne de pollo y un 4,4% en huevo, reflejan un movimiento a todas luces vertiginoso y que cualquier otro sector de la economía, desearía tener.

Este crecimiento de más de 17 kgs y de más de 121 huevos, tienen un valor incalculable si tenemos en cuenta que para llegar a esas cifras, se debe invertir  adquisición de tierras que cada vez se ponen más costosas, dadas las excelentes condiciones logísticas, técnicas y medio ambientales que le permitan ser competitivos a los empresarios, invertir en genética, en infraestructura, en contratación de personal, en compra de equipos, en plantas de proceso, en logística de distribución, por mencionar solo algunos, es la muestra de la dinámica  de la que hablamos en este articulo.

Es importante resaltar que las necesidades de proteína del mundo por eficiencia y por celeridad, está sustentada en la avicultura de pollo de engorde y de huevo, seguida por la carne de cerdo y relegando un poco la carne bovina y la piscicultura tanto extractiva como marítima, por lo corto del ciclo que es de 42 días para sacar un pollo en pie de unas 5 libras y tan solo 18 semanas para obtener un huevo que persiste por demás en su ciclo productivo hasta la semana 90, con un alargamiento del ciclo de más de 10 semanas, gracias a mejoramientos genéticos, nutricionales y de manejo.

Estamos entonces ante un sector de unos movimientos gigantes y que está llamado a protagonizar unos números completamente sorprendentes si nos proyectamos a que en el 2030 la población mundial crecerá en un % aproximado de 40%, lo que se traduciría en que el consumo per cápita de pollo en Colombia sería de 44,1 kilogramos y de 200 huevos.

Los invito entonces a seguir siendo actores y espectadores de unos crecimientos sin antecedentes en la economía colombiana y del cual y por fortuna somos parte de el.

Ya para terminar y sin realizar muchos comentarios adicionales, uno de los indicadores de desarrollo de un país se mide en la mortalidad infantil por debajo de los 5 años por cada 100 habitantes y un indicador económico es evaluar la cantidad de proteína que se puede obtener con el salario mínimo actual, los resultados son los siguientes:

Carne de pollo en Colombia:  118.7 kgs de carne de pollo en canal se pueden comprar con el salario minimo en el 2017.

Huevos:  2950 huevos

Carne de pollo en Argentina: 136 kgs de carne de pollo en canal se pueden comprar con el salario mínimo en el 2017.